Camino de Santiago

Del 7 al 18 de julio, el grupo de formación de nuestra provincia, junto a sus formadores, han realizado una de las peregrinaciones más conocidas en el mundo: “el Camino de Santiago”, y que, tiene como objetivo, precisamente, llegar hasta la tumba del apóstol Santiago en Galicia.  

Ha sido un momento genuino de compartir, discernimiento, oración y un poco de recreación, en el que, a la vez, se ha dado paso un poco a la reflexión y el encontrarse con los demás en un clima de “sinodalidad”, tema acentuado por el Superior General en su última carta dirigida a los paulinos.

Al término de cada etapa en el camino, que se torna fatigoso tanto por el peso que soportamos en los hombros por las mochilas que portan nuestras pocas pertenencias, así por el cansancio de kilómetros recorrido por asfalto, césped o piedras, nos confortaban hermosos escenarios de míticas ciudades por las que íbamos pasando, con el verdor de la naturaleza, la vista impresionante del mar o la misma brisa de las playas que tuvimos la oportunidad de apreciar, sin dejar atrás los momentos de risa o intercambio de experiencias que durante la caminata del día nos iban sucediendo.

Al llegar a Santiago, lo primero fue dar gracias por las jornadas vividas y las experiencias ganadas. Reclamar “la compostelana” o “Compostela” que es el documento que acredita que has hecho una de las rutas de la peregrinación a Santiago y disfrutar de la belleza de esa ciudad santa.